Como el blog empieza a acumular roña y eso no esta bien, aquí va un resumen de lo acontecido en las últimas 2 semanas.

La primera semana la pasé estudiando como un primo el reexamen de sueco del Sábado, para darme cuenta conforme estudiaba de que requería mucho más esfuerzo de lo previsto, dadas las condiciones demoníacas del aprobado (75% bien contestado en todos y cada uno de los 6 ejercicios del examen). Después del previsible suspenso, que espero recuperar en Diciembre con un examen normal, mi cuerpo requería fiesta.

Así que me dirigí a uno de los locales más famosos de Estocolmo: el Debaser, llamado así por una canción de los Pixies, grupo indie por excelencia. Y así es el ambiente, la música y los conciertos que hacen: indies, pero sin ser muy poperos, haciéndolo un sitio muy agradable para salir de marcha y ver algún que otro concierto.

Austin Powers estaba en el Debaser

Austin Powers estaba en el Debaser

La sorpresa de la noche vino cuando, al salir del local que cerraba a las 3, nos encontramos con una fiesta improvisada debajo de un puente 🙂 , que se llenaba conforme se metía la gente que salía del Debaser. Así que estuvimos un rato más de fiesta y finalizamos con una vuelta nocturna por el casco viejo.

La segunda semana nos hicimos un viajecito en barco con la Viking Line, pero eso es harina de otro post.

Salud/os!

Cuando era pequeño, en la iglesia me enseñaron que los exámenes que se portan bien y tienen buena nota van al cielo de los exámenes, mientras que los exámenes pecaminosos y de malas, malas notas arden en el infierno del suspenso por los siglos de los siglos.

Un día, el cura nos explicó que hay algunos exámenes que no cometen grandes pecados y no merecen el infierno, pero leves pecados habitan en sus respuestas que les vetan la entrada al cielo.

– ¿Entonces qué pasa con ellos? le pregunté, confuso, al cura de la Iglesia de los exámenes.

– Pues verás joven pipiolo, ellos van a un sitio especial llamado purgatorio, donde expían sus culpas para poder ir al cielo y vivir en el aprobado.

Conforme he crecido, mi fe se ha ido evaporando y con ella la idea del purgatorio de los exámenes. Se ha convertido en un sinónimo de mi ingenua infancia, junto a otras cosas imaginarias como Papá Noel, los Reyes Magos o los esquimales, por ejemplo.

Pero eso ha cambiado hoy, y es que uno de mis propios exámenes está ahora mismo en él, y si habéis seguido con atención mis últimos posts ya sabéis a cuál me refiero… si amigos, el Swedish Level 1! Y todo gracias a una nota especial que sólo tiene algunas asignaturas de la KTH y que está entre el D (de aprobaDo raspao) y el F (de Fail), llamada Fx:

  • ¿Que significa Fx? Que el examen tiene entre un 54% y un 60% de respuestas correctas, necesitando más del 60% para aprobar.
  • ¿Que consecuencias tiene? Que existe una convocatoria especial (sólo para los Fx) dentro de 3 semanas para hacer un examen con ejercicios solamente de las partes que peor me salieron. Y citado del email de la nota: “Contact me so we can look at your exam together and discuss the complementary exam” (¿?).

Afortunadamente, en la redacción he sacado una C (las notas son de A a la E aprobadas, y el F de suspenso), así que seguramente no tengo que repetirla 🙂 . Así que esta semana a estudiar para los exámenes de Septiembre, y la semana que viene, a estudiar otra vez sueco… esto no es vida!!!

Y por fin llegó el día… nublado y gris, si, pero feliz por una buena razón: era el último día del curso de sueco básico, llamado por algunos (erróneamente) Swedish for Dummies. Por delante teníamos 2 días y pico para estudiar repasar y sacar por lo menos un 60% del examen. ¿Resultado? Dudoso… a mediados de septiembre tendremos la respuesta.

Así que una vez liberado del curso de sueco, rematamos el fin de semana con fiestas de corridor, una visita a la feria y concierto de The Hives. ¡Excelente!

El sabado había que despedir a Javi, erasmus curtido en fiestas y asiduo de la noche sueca, y una suerte de mentor que nos llevó a las zonas de fiesta los primeros días y nos dió buenos consejos para novatos como nosotros.

Así que fuí a su corridor, degusté los increíbles pimientos rellenos receta de Javi, los chupitos con pica-pica idea de Pablo y Anika, y más tarde nos dirigimos a una de las fiestas de corridor que siempre se montan por nuestra residencia (por algo es la más grande de Estocolmo). Tan fácil como pasar por debajo del edificio, ver fiesta y subir 🙂 ¡Incluso pillamos papeo para rematar la cena!

El domingo cogimos bus, metro y un ferry por el río (todo incluido en el bonometro mensual, lo que mola mucho) para ir a la feria de Gröna Lund, donde pasamos la tarde esperando a que comenzara el concierto de The Hives, que se hacía en la misma feria. No es Port Aventura, pero para estar en medio de la ciudad está de puta madre.

Unas papas y una cocacola después, nos plantamos delante del escenario y nos vimos las 2 horas de concierto… que podrían haber sido más, ya que aunque me había bajado el disco esa misma mañana y no me sabía ninguna, el directo fué potente y muy divertido gracias al carisma del cantante sobre todo, pero también el del batería y uno de los guitarristas.

Para terminar la noche, un castillo de fuegos en el río con música de fondo, y de vuelta a casa satisfecho y con un mono de tocar la batería enorme 🙂

Mañana, más y mejor.

Desde que empecé a usar google maps para buscar lugares en Suecia, siempre me había extrañado la falta zonas bien mapeadas y la baja resolución general. ¿Un país como Suecia sin un buen servidor de mapas web? Algo no cuadraba. Y hoy, por casualidad, he encontrado la respuesta: se llama hitta.se, y es el servicio de mapas web sueco. Y deja en el absoluto ridículo a la aplicación de los californianos…

Para empezar, la diferencia de calidad de las imágenes de satélite con las ofrecidas en la versión gratuita de google es total, no sólo en resolución sino en color, contraste, etc. El tiempo de carga es menor, sobre todo en el modo callejero, y desde que lo estoy usando no he conseguido encontrar ni uno de los típicos bordes que delatan el punto de unión entre imágenes.

Pero lo mejor para mi es la vista 3D, generada automáticamente con la información de altura del satélite, de forma que toda la ciudad de Estocolmo y otras áreas urbanas se pueden ver con una definición que deja boquiabierto. Sigo preguntándome cómo han conseguido las imágenes de las fachadas de los edificios desde todos los ángulos…

Otros jugoso añadido es el mapa de la información de tráfico, donde puedes ver desde las incidencias que dificultan el tráfico (ya sean obras o accidentes de última hora) hasta la localización de los radares, pasando por imágenes en directo de las cámaras de tráfico.

También tiene un trazador de rutas como el de google y un mapa del tiempo. ¡Y funciona en el iPhone!

Aquí podéis ver la perspectiva 3D de mi residencia (instala aplicación java).

Muchos son los que se preguntan porqué Ramón y yo actualizamos tan poco. ¿Perrera? Sí. ¿Procastinación? Por supuesto. Pero existe una razón de mayor peso que las anteriores, que nos quita tiempo y nos toca la moral a partes iguales: el curso de sueco!

Y es que mientras los alemanes y franceses van sobrados (el sueco se parece mucho al alemán), los españoles las pasamos canutas para hacer las frases más sencillas y entender que coño dice la profesora cuando se pone a hablar (y preguntar) en sueco, cosa que por cierto hace desde la segunda clase. Yo personalmente lo que estoy perfeccionando es la cara de “no entiendo que pasa aquí ni lo voy a entender si sigues hablando en sueco” gracias al curso.

¿7 redacciones?

¿Redacción de 200 palabras para mañana? ¡Sweet jesus!

Lo peor son las redacciones: con las 2 que nos faltan en mi clase habremos hecho 7 en total, casi todas de 200 palabras, y cada una debe ser corregida hasta quedar perfecta. Es decir que si la corriges, la reescribes y se te pasa un fallo por corregir, a reescribirla otra vez. Y en el examen tendremos que hacer una desde cero y sin diccionario! Que dios nos pille confesados…

¿Actualizar blog o hacer redacción de sueco? Mis lectores más veteranos ya conocerán la respuesta… Hoy os cuento lo que sucedió el pasado día 08/08/08 en Estocolmo, donde se celebraba de forma especial la fecha, ya que además el código telefónico de la capital es… el 08! Esto sirvió como pretexto para montar una fiesta por todo lo alto, que coincidió además con un día bastante bueno: bienvenidos al go08!

El día comenzó, como todos, una vez terminado el curso de sueco a las 12:00. Habíamos leído un email de nuestro coordinador Torkel Werge (el hombre de la melena mágica) sobre una “water war” que se iva a hacer por el centro de la ciudad… así que buscamos información y nos quedamos flipados con el asunto.

La idea es que la ciudad entera se divide en 2 zonas/equipos: norte (azules) y sur (rojos). Los 2 ejércitos resultantes deben reunirse en un parque del centro y librar la batalla definitiva por el dominio de la ciudad. Armas permitidas, todas las de agua: globos de agua, cubos, pistolas, rifles, catapultas (las hubo), y lo que se te ocurra.

Tras el fallido plan de aprovisionarnos de armas y unirnos a las huestes del norte, decidimos ir de observadores y disfrutar de la batalla sin mojarnos. El resultado fué lo de menos, pero os digo que el ejército del Sur triplicaba al del Norte así que os podéis hacer una idea 🙂

La armada del Nord, inferior al Syd pero motivados como espartanos

La armada del Nord, inferior al Syd pero motivados como espartanos

Luego llegó la noche, y con ella más actividades interesantes por el centro de la ciudad. Nos perdimos los fuegos pero nos topamos con un concierto muy chulo en un parque del centro, y cuando nos dirigíamos hacia el centro de la fiesta en Stureplan nos encontramos en medio del gentío con una pantalla gigante y gente haciendo duelos al guitar hero!!!!

Así que, ni corto ni perezoso, hicie cola junto a una amiga y nos marcamos un duelo épico, tocando Welcome to the Jungle frente a un público borracho arrebatado. No hace falta decir lo que me flipé tocando 🙂

A continuación llegamos a Stureplan, donde encontramos a más españoles y estuvimos un rato hasta que decidimos volver a la residencia. Pero la noche no terminó ahí, ya que alguien tuvo la feliz idea de ir a la playa que tenemos al lado de la residencia y continuar la noche allí. Más tarde encendimos un fuego y los más valientes se dieron un chapuzón (los locos locos australianos). Todo ello disfrutando de una compañía inmejorable 😉

Os dejo un vídeo con el ambiente de Stureplan (en el centro de la ciudad).

Y como anécdota del día siguiente, un erasmus español salió en la portada del periódico gratuito que reparten a la salida del metro tirando globos en la water war! Siempre la armamos los mismos 😛

Tengo que hacer una redacción en sueco para el viernes y no me apetece… que buen momento para postear!!

Desafortunadamente aun no tengo pilas para la cámara, así que he abierto el Cheese (para sacar fotos con la webcam desde Linux) y he hecho una panorámica rápida del cuarto… no me ha quedado mal del todo 🙂

Panorámica del cuarto, dia 2 a.i. (after ikea)

Panorámica del cuarto, día 2 a.i. (after ikea)

Si amigos, eso es un sofá que me dejó mi predecesor (mil gracias Gabriel Castellanos, estés donde estés) junto con una tele sin sonido y poco más. Digamos que no me puedo quejar, a pesar de que faltaban otras cosas más básicas como el papel de váter o las cortinas, que me dieron sendos momentos embarazosos: colgando edredones en la ventana a altas horas de la madrugada (aquí se hace de día a las 4 de la mañana) y…. bueno, lo del papel de váter no hace falta explicarlo.

Tras volver del iKea cargado hasta las trancas bajo una lluvia torrencial, volviendo en un autobús con la portezuela del techo abierta dejando entrar agua (dejavú) hasta el punto de que un abuelo italiano se abriera el paraguas en el bús y dijera sorprendido: “I never tought I’d use an umbrela in a bus!”, limpié el cuarto de arriba abajo y le puse las cosillas del iKea, quedando tan chulo como lo véis.

Vistas al bosque

Vistas al bosque con lago

Y como no se vé en la panorámica, os pongo una pequeña parte de las vistas de mi cuarto, y digo pequeña porque es la vista desde una de las 3 ventanas :P. No se vé pero en medio del bosque hay un lago, y a la izquierda está el mar (no visible desde el cuarto) y una playa a la que se llega andando en unos minutos.

Así que si deja de hacer mal tiempo, me iré a ponerme moreno con los kompis de la residencia (kompis en sueco significa amigos, sin coñas).

¡Y esto es todo por hoy! ¡Salud y abrazos!